¿Cómo y quién hace una tasación inmobiliaria?

Cómo se hace una tasación inmobiliaria y quién la hace

Una tasación de propiedad es un documento escrito que certifica cuánto vale una propiedad. No solo es necesario  cuando se va a realizar la compra/venta de un inmueble, sino que además es útil para pagar menos impuestos, realizar pólizas de seguros o informes judiciales. En este sentido, y dada la importancia que puede tener esta información, hemos querido ahondar más en el tema, para resolver todas tus dudas al respecto.

¿A qué llamamos tasación inmobiliaria?

Una tasación inmobiliaria es un proceso mediante el cual se valora el precio de un bien inmueble en base a unos criterios o parámetros de mercado. El objetivo no es otro que conocer el valor de mercado de dicho inmueble en el momento actual.

¿Quién puede hacer una tasación?

La información derivada de una tasación es tan importante que este procedimiento debe realizarse por un profesional. Podría hacerla un arquitecto, un ingeniero, un perito, un tasador técnico o una sociedad de tasación homologada.

¿Qué es lo que evalúa un tasador?

El tasador es el profesional encargado de estudiar el valor real de un inmueble. Para ello, realiza un estudio completo del interior, el exterior y la ubicación del inmueble. En este sentido se tienen en cuenta los metros de la vivienda, la antigüedad, el estado de conservación del inmueble, el estado del edificio al que pertenece, los materiales de construcción, el entorno, las ventas realizadas por la zona, etc…

Te recomendamos: Cosas que influyen en la tasación de una vivienda.

¿Cómo se hace la tasación de una vivienda?

Para llevar a cabo una tasación inmobiliaria de manera correcta el tasador sigue unos pasos:

  1. Visita al bien inmueble (piso, casa, garaje, local, etc).
  2. Realización de fotografías y planos del inmueble.
  3. Comparación del bien inmueble con los inmuebles “testigos” de la zona.
  4. Identificación del registro de la finca.
  5. Comprobación de posibles ilegalidades urbanísticas.

¿Qué diferencia hay entre tasación y valoración inmobiliaria?

Aunque es bastante habitual confundir una tasación con una valoración inmobiliaria, lo cierto es que son conceptos distintos con objetivos diferentes. Mientras, como hemos visto, una tasación inmobiliaria es un certificado legal realizado por un profesional certificado para la valoración de un inmueble. La valoración es simplemente una forma orientativa de estimar, sin carácter legal, el valor de un inmueble. Este proceso se realiza incluso sin la necesidad de tener que visitar la vivienda, por lo que las valoraciones no son útiles para la solicitud de hipotecas, venta de pisos o como pruebas judiciales.

Te recomendamos: Certificación energética. ¿Qué es y por qué la necesitas?

¿Cuánto cuesta la tasación de una casa o vivienda?

El proceso de tasación de un bien inmueble es bastante rápido. El tasador visita el inmueble y en un periodo de unas 48 – 72 horas presenta el informe. El coste de la tasación sigue diferentes estándares, con el fin de poder fijar un precio competitivo. No es lo mismo una tasación para vender una vivienda que una tasación para un embargo. El procedimiento es diferente y esta última opción será mucho más cara.

Hoy en día, las empresas de tasación establecen sus precios de forma libre. El tasador tiene la libertad de establecer un coste de acuerdo con su cliente y éste decidirá si le interesa o no.

 

Te recomendamos: Valor catastral. Qué es y cómo saber el valor de mi casa.