Este es el impuesto que te ahorras cuando vendes y reinviertes en tu vivienda habitual

Reinversión en vivienda habitual

Cuando vendemos una propiedad obtenemos un beneficio por el que hay que tributar. Puedes estar exento de esta ganancia patrimonial, siempre que reinviertas el importe total obtenido en la adquisición de otra vivienda habitual. Se producirá siempre que el precio de la nueva vivienda que vayas a comprar sea mayor que el precio obtenido por la venta de la antigua. Si realizaste una transferencia de la que fue tu vivienda habitual y reinvertiste todo o parte del dinero adquirido, deberás cumplir una serie de requisitos para no tributar por estas ganancias.

¿Qué es una vivienda habitual?

Una vivienda habitual es la que, a efectos fiscales, constituye la residencia continuada del contribuyente durante un plazo de al menos tres años. No obstante, y aunque no haya transcurrido dicho periodo de tiempo, también se aplica la calificación de vivienda habitual cuando se produce el fallecimiento del contribuyente o se desarrollan otros acontecimientos (matrimonio, separación o divorcio, cambio de empleo, etc) que, por necesidad, obligan a un cambio de domicilio.

Para que una vivienda se califique como habitual se precisa que sea habitada por el contribuyente de manera efectiva y permanente en un plazo de 12 meses desde la fecha de su adquisición o finalización de las obras. Para los contribuyentes con discapacidad se considera como circunstancia que impide la ocupación del inmueble cuando éste no cumpla con las condiciones necesarias de accesibilidad.

¿Cómo tributa la venta de la vivienda habitual?

La venta de una vivienda tributa en el IRPF. En el caso de obtener un beneficio económico de dicha transmisión esto puede implicar un coste del 19% al 23%, dependiendo siempre de la cantidad en beneficio. Si has vendido tu vivienda habitual, hay que incluir esta operación en la declaración de la Renta de las Personas Físicas, tanto si has obtenido beneficios como si ha resultado una pérdida patrimonial. Por lo general, la ganancia patrimonial se decreta por la diferencia entre los valores de adquisición y transmisión.

¿Qué se considera reinversión en vivienda habitual?

La reinversión en vivienda habitual ocurre en el momento en que una vivienda habitual se vende para reinvertir sus beneficios en otra vivienda habitual o en la rehabilitación de la que será la nueva residencia oficial.

Te recomendamos: Gastos en la compraventa de una vivienda

¿Qué es la exención por reinversión en vivienda habitual?

Se produce una exención de tributación por la venta de una vivienda habitual cuando el importe total obtenido en dicha transacción es reinvertido en la compra de otra vivienda habitual o en la rehabilitación de aquella que vaya a tener como finalidad ser residencia habitual del contribuyente. Cuando el importe reinvertido sea inferior al total de lo adquirido en la venta, solamente será excluido de tributación la parte proporcional de la ganancia patrimonial que corresponda a la cantidad reinvertida. En cualquier caso, esta exención no tiene efecto de manera automática, por lo que será el propio contribuyente quien deberá manifestar su deseo de acogerse a ella.

¿Cuánto tiempo tiene que pasar para hacer la reinversión en vivienda habitual?

Como hemos comentado anteriormente, el plazo para reinvertir el importe adquirido en la venta de una vivienda habitual será de un periodo de tiempo no superior a dos años. Si la reinversión no tiene lugar en el mismo año que la transmisión del inmueble, el contribuyente tendrá la obligación de hacer constar su intención de reinvertir en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del ejercicio en el que se obtenga dicha ganancia patrimonial.

¿Cuándo se pierde la deducción por vivienda habitual?

La deducción por vivienda habitual se pierde cuando dejan de concurrir los requisitos de vivienda habitual y pleno dominio. Entonces, el contribuyente pierde el derecho a solicitar la deducción por adquisición de vivienda habitual si la arrienda y traslada su residencia. Si decide volver a habitarla y pasar en ella un periodo continuado de al menos tres años, la condición de vivienda habitual es adquirida de nuevo.

¿Cuándo se puede vender la vivienda habitual?

La vivienda habitual se puede poner a la venta siempre que quieras. Pero para no rendir cuentas con Hacienda y evitar el pago del IRPF tienen que pasar, como decimos, un mínimo de tres años, o en su caso, cumplir con las condiciones de matrimonio, separación o divorcio, fallecimiento del contribuyente o cambio de trabajo para poder realizar dicha transmisión antes de tiempo.