Queremos mejorar tu comunidad
Pedir presupuesto

Qué gastos de comunidad te puedes desgravar y cómo hacerlo

cómo desgravar los gastos de Comunidad

¿Sabes cómo desgravar los gastos de Comunidad? Esta es una pregunta que muchos se hacen y que no hay una respuesta exacta. Los especialistas siempre deben analizar la legislación vigente. Pero, en estos casos, hay que analizar cada caso de manera individual.

Sí existen desgravaciones fiscales en varios casos. En las obras que realiza una comunidad de vecinos y en la vivienda de un individuo, si perjudica al edificio. Pero para esto, han de cumplirse unos requisitos mínimos. Y las personas que buscan este trámite, deben demostrar la propiedad de la vivienda. Si este requisito se cumple, se deben analizar los siguientes.

¿Qué gastos de comunidad se pueden desgravar en la declaración de la renta?

Como te hemos mencionado, el primer requisito sobre la propiedad es imprescindible. Pero, no es el único. Además, debes tener en cuenta lo siguiente:

  1. Para desgravarse los gastos de una comunidad, estos deben ser derivados directamente de la consecución de una obra. Esta debe estar dirigida a la instalación de un dispositivo que mejore la accesibilidad de la finca.
  2. También pueden desgravarse cualquier reforma de una vivienda del edificio. Y que tenga relación con la mejora del inmueble de una persona que sufra discapacidad. Se incluyen a las personas mayores de 65 años.
  3. La vivienda no ha de usarse para una actividad económica.
  4. No debe afectar a parques, garajes, jardines.
  5. Las obras tienen que estar dirigidas a mejorar la salud y la higiene de la casa. También se añade la eficiencia energética y la seguridad. Si es para instalar energías renovables y sustituir la instalación de gas, electricidad… también se recoge en la desgravación.
  6. Instalaciones de paneles solares para ahorrar en energía.
  7. Obras para mejorar la seguridad del edificio.

Con todo esto, los tres tipos de gastos que se pueden desgravar son los siguientes:

La modificación de zonas comunes

En estas obras entran los elementos comunes y las obras de mejora del acceso. Muchos vecinos, y sobre todo, a medida que se hacen mayores, pueden perder la movilidad. Por eso, es necesario contratar la obra que garantice la modificación apropiada de ciertos elementos. Los gastos originados de este tipo de instalaciones y reformas pueden desgravar el IVA.

Instalación de aparatos para la movilidad

Entre estos dispositivos destacamos: ascensores, rampas, modificación de escaleras, elementos arquitectónicos… El fin es mejorar la accesibilidad y movilidad de aquellos vecinos incapacitados. La idea con estos elementos es facilitar la vida de quien ya no está adaptado al edificio. Y estas personas no necesariamente tienen que ser aquellos que han sufrido un accidente. También se incluye a los mayores de 65 años quienes tienen más probabilidades de tener dificultades para acceder al edificio.

Reformas en el interior de las viviendas

Se trata de las reformas interiores de las viviendas de cada propietario. Sobre todo, los dueños que sufren alguna discapacidad y necesitan la instalación de dispositivos. También esos elementos instalados en cada vivienda que corresponden a la comunicación con la comunidad. Por ejemplo, el telefonillo.

¿Cómo desgravar estos gastos de comunidad?

Para este proceso, en primer lugar, hay que solicitar la desgravación. La persona encargada, que puede ser el presidente de la comunidad o un propietario, necesitará un certificado. Este documento lo expide una comunidad autónoma. En este certificado se especificará el grado de discapacidad y los motivos para llevar a cabo las obras requeridas. Pueden señalarse las reformas para adecuar la vivienda y los elementos que se necesite para el propósito.

Te recomendamos: ¿Qué reparaciones son obligatorias en una Comunidad?

Lo ideal es que sea la persona que sufre la discapacidad quien solicite la desgravación. Y si esta no puede, un pariente en línea directa que conviva con ella. La vivienda que se debe reformar ha de estar ocupada por la persona con discapacidad y por el solicitante.

Otro dato que debes tener en cuenta es disponer de un duplicado de la factura. Hay que tener los datos del IVA que se pretende desgravar y que quede claro el motivo.

Por otra parte, solo se desgravarán aquellas cantidades pagadas mediante tarjeta o cuenta bancaria. No habrá derecho a deducción de las cantidades que se satisfagan en metálico.

¿Qué porcentaje de deducción fiscal se aplica?

Si las obras fueron realizadas en la comunidad de vecinos, el contribuyente puede deducir según la cuota de participación.

El porcentaje que se puede deducir es de un 20 % y se aplica a los máximos de la base. Aquellas cantidades que no se deducen porque exceden los límites, se pueden deducir en los cuatro años siguientes.

Las viviendas que han sido adquiridas después del 2011 han sufrido una modificación. En estos casos, las deducciones por vivienda habitual se calculan de acuerdo con la renta del contribuyente. Desaparecía en esas rentas que superaban los 24 107 euros. Las viviendas compradas antes del 2011 tienen una deducción máxima del 15 %. Y la base máxima está en 9015 euros. Incluyen los intereses y la amortización.

Te recomendamos: Cerramiento de terrazas en comunidades. Todo lo que debes saber.

Otros casos

Las viviendas adquiridas después del 2011 pasan por dos casos:

  1. Con una base imponible igual o inferior a 17. 707,20 € anuales. La base máxima aquí es de 9.040 €.
  2. Si la base está entre los 17 .707,20 € y 24. 107,20 €. La máxima es 9040 € y a esta hay que restarle el resultado de multiplicar por 1,4125 esa diferencia entre la base imponible y el mínimo.

En la actualidad y con el auge de las energías renovables, también la ley ha interpuesto unas regulaciones. Los contribuyentes pueden deducirse hasta el 40 % de la cantidad de la obra ejecutada. Para que sea deducible, la obra debe haber sido realizada con el fin de una mejora del consumo energético. La base máxima para esta deducción es de 7.500 euros anuales.

Desgravar los gastos de comunidad con asesoría

Como has podido observar, existen una serie de gastos llevados por la comunidad susceptibles de ser desgravados. Es importante que tengas en cuenta los requisitos que se exigen para poder hacer este proceso. Y, sobre todo, demostrar con facturas y documentos las cantidades que quieres deducir. Si tienes la documentación que avale esas deducciones y cumples con los criterios, podrás solicitar la desgravación de las obras.

DESCARGA GRATIS EL MANUAL DEL PRESIDENTE

Una herramienta sencilla con todas las claves para ser un buen Presidente de tu Comunidad