Queremos mejorar tu comunidad
Pedir presupuesto

¿Por qué las Comunidades no pueden acogerse al mercado regulado en la tarifa del gas?

A partir del 1 de octubre, los recibos de gas de las comunidades de propietarios con caldera central pagarán un IVA del 5% frente al 21% que abonaban hasta ahora. Esto ha sido posible gracias a la insistencia de los Administradores de Fincas que llevan tiempo reclamando medidas para ayudar a las familias a soportar las facturas energéticas ante una subida de precios desorbitada.

Sin embargo, se trata de una victoria parcial. Todavía se sigue pidiendo que las Comunidades de Propietarios puedan acogerse a la tarifa regulada y disfrutar de los mismos precios que los particulares.

A continuación te contamos el motivo por el que las comunidades con caldera central no pueden acogerse a la misma tarifa que un particular y cómo esto afecta negativamente a tu comunidad.

Tarifa regulada vs mercado libre

A día de hoy en el mercado existen dos tipos de tarifa, la regula y la del mercado libre.

Tarifa regulada

Es una tarifa pensada para proteger al pequeño consumidor. Se trata de pagar un precio fijo mediante una tarifa regulada por el gobierno. Esta tarifa se renuevan trimestralmente con una subida máxima de un 15%

Pueden acogerse a esta tarifa los pequeños consumidores hasta 50.000 KWh y actualmente es lo más económico

La tarifa del mercado libre

La tarifa libre es variable y depende del contrato que firmen las comercializadoras de gas con los usuarios. Depende totalmente del precio del gas en cada momento y eso hace que ahora sea la opción menos aconsejable.

En esta tarifa entrarían industrias con consumos superiores a los 50.000KWh.

El problema es que es el consumo el que dictamina si una comunidad puede acogerse a una tarifa u otra. Las calderas globales que distribuyen calor a los hogares consumen grandes cantidades de gas, por ello se les aplica la misma tarifa que a una industria sin que puedan acogerse a la tarifa regulada llegando a pagar hasta 5 veces más 

Contadores individuales que no ayudan

Desde 2020 las comunidades están obligadas a instalar contadores individuales en los hogares con calefacción centralizada. Estos contadores, que no se pueden instalar en todas las comunidades, son utilizados para repartir el gasto en función del uso que se haya hecho en cada vivienda y así imputarle el gasto a cada hogar. Sin embargo, esto no resuelve el problema, puesto que a efectos de consumo el que se consulta es el de la caldera central. 

 Consecuencias de la subida del gas en las Comunidades

Aumento de las cuotas de la comunidad

Son muchas las comunidades que han tenido que elevar sus presupuestos por este aumento de energía. Se estima que el gasto subirá las cuotas comunitarias un 20, 30 o 40% y las comunidades que tengan la tesorería muy justa van se encontrarán con muchos inconvenientes. 

Aumento de la morosidad

Es una realidad que muchas familias no pueden pagar los gastos comunitarios, por lo que el resto de los propietarios tendrán que asumir la parte de la cuota comunitaria que no puedan pagar algunos vecinos.

Más derramas

La amenaza es mayor en el norte de España, donde la cuota de la calefacción central se va a disparar y como consecuencia los propietarios se verán en la tesitura de tener que hacer derramas para sufragar los costes.

DESCARGA GRATIS EL MANUAL DEL PRESIDENTE

Una herramienta sencilla con todas las claves para ser un buen Presidente de tu Comunidad