Seguros de caución para empresas y pymes. ¿Qué son?

seguro-caución-garantías

Seguro que más de una vez tu cabeza se ha vuelto loca ante tanta clase de pólizas existentes en el mercado. Y es que en el mundo de los seguros existe mucha tipología. Por este motivo, hoy queremos hablarte de los seguros de caución, qué son, para qué sirven y qué implica su contratación. 

¿Qué son los seguros de caución?

Si tienes una empresa y quieres protegerte las espaldas ante una actividad que encargas a otra empresa, lo mejor será que tengas una garantía de cobrar si no se realiza dentro de las condiciones pactadas. A grandes rasgos, esto es un seguro de caución o también llamado de garantía.

Este seguro está regulado por el artículo 68 de la Ley española de Contrato de Seguro, a través del cual se establece que una de las partes del contrato exige a la contraparte una garantía que cubra el cumplimiento de sus responsabilidades. En caso contrario, la aseguradora se hace cargo de las indemnizaciones pertinentes dentro de los límites pactados.

Partes que intervienen en el seguro de caución

A diferencia de los seguros generales que cuentan con dos partes intervinientes, en los seguros de caución entra en juego un tercer actor. Estas son las partes que intervienen en un seguro de garantía:

  • Asegurado o comitente: es el beneficiario del seguro.
  • Asegurador o compañía aseguradora: es la compañía que emite el seguro y garantiza su cumplimiento.
  • Tomador o proponente: es la persona responsable del cumplimiento del seguro por obligación. Es decir, el que suscribe el convenio con la compañía aseguradora para que se emita la póliza.

profesionales firman un seguro de caución

Cuáles son las finalidades del seguro de caución

El seguro de caución tiene múltiples aplicaciones o finalidades. Esta póliza de garantía es una condición muy habitual en diferentes tipos de contratos. Los más destacados son los siguientes:

Garantía de oferta

Esta clase de seguro de caución se necesita para poder acceder a concursos o subastas, así como para algunos contratos de obras, servicios o concesiones. Esta póliza respalda la seriedad de la oferta y su importe de respaldo suele variar entre un 2% ó 10% de la obra sacada a concurso. Por lo tanto, esta garantía, conocida también como de licitación, es muy importante para acceder a la oportunidad de negocio propuesta a través de concurso público.

Garantía de ejecución 

En esta modalidad de contrato se recoge la finalidad básica del seguro de caución. Es decir, garantizar que el tomador del seguro va a cumplir con sus obligaciones contractuales, teniendo que pagar una indemnización al asegurado en caso contrario. En España, por lo general, se demanda un importe del 5%.

Garantía de anticipo 

¿Has adelantado un dinero que luego no se ha destinado a lo pactado? Esta modalidad de seguro de garantía es la que se aplica en contratos de obra en los que el contratista recibe una cantidad de dinero por adelantado. El seguro de caución en este caso, te garantiza que dicha cantidad económica se destine a la obra acordada y no a otros fines.

Garantía de calidad 

No es nada agradable adquirir un producto o contratar un servicio para que luego este no cumpla con la calidad acordada. Gracias al seguro de caución podrás garantizar los niveles de calidad de los productos y/o servicios comprados. En este caso, se pacta un plazo de tiempo, dentro del cual se procede a indemnizar al asegurado por los posibles defectos de fabricación. Esta finalidad del seguro de caución también se conoce como garantía de mantenimiento, y se suele aplicar también a los contratos de obra, suministro o gestión.

Garantía de tránsito aduanero 

Esta póliza se establece para el tránsito de productos que entran en nuestro país para después salir de él. Los servicios aduaneros pueden exigir la contratación de un seguro de caución, con el objetivo de garantizar el pago de la deuda tributaria en el caso de que la mercancía importada finalmente no salga de España.

Garantía judicial 

A veces, los conflictos terminan en los juzgados. Esta es una situación a la que nadie quiere llegar y en la que nunca sabes lo que va a pasar al final. ¿Te preocupa enfrentarte a un juez aún sabiendo que tienes la razón? Lo bueno de todo esto es que una sentencia siempre se puede recurrir. Pero para ello necesitas unas garantías judiciales, con el fin de asumir las costas, multas o perjuicios de la otra parte, en caso de que la sentencia vuelva a ser desfavorable. Estas garantías judiciales son necesarias para recurrir despidos laborales, inconformidad en el pago de impuestos o multas, sentencias condenatorias con proveedores o clientes, sanciones tributarias y sanciones por competencia.

Garantía de aplazamiento de impuestos

Esta clase de seguro de caución suele estar destinado a autónomos y pymes. Gracias a él, se les permite aplazar el pago de cualquier impuesto en deuda con la Agencia Tributaria como, por ejemplo, el IVA, IRPF, etc.

Ventajas del seguro de caución

El seguro de caución es un respaldo que brinda tranquilidad y garantía a las personas partícipes en la firma de un contrato. Entre sus ventajas destacan:

  1. A diferencia de una fianza, el seguro de caución no requiere de un obligado solidario para su contratación.
  2. Esta póliza no computa como riesgo en el CIRBE. Esto permite que el perfil crediticio de una empresa no se resienta a la hora de solicitar un crédito bancario.
  3. Como hemos visto se trata de un seguro muy flexible que se adapta a las circunstancias y necesidades de cada cliente.
  4. El seguro de caución es más ventajoso que un aval bancario, el cual sí figura en la CIRBE.
  5. Su tramitación es rápida y ágil. La emisión de este seguro no suele suponer más de 24 horas desde su solicitud.
  6. La prima desembolsada es deducible al 100%.
  7. En caso de incumplimiento del contrato, la indemnización se realiza en tan solo 30 días.

¿Cómo se paga un seguro de caución?

Depende de la tipología de seguro de caución contratada. En el caso de que tengas una propiedad que quieras alquilar con total garantía de pago, el seguro de caución protege tanto al inquilino, cuando surge algún gasto que el propietario debería afrontar, como al propietario, si el inquilino no cumple con sus obligaciones contractuales. Por lo general, la cantidad a pagar suele incluir un mes y medio de alquiler junto con otra clase de gastos e impuestos. Este pago puede realizarse antes de alquilar el inmueble o en pagos al mes con o sin interés.

Si estás interesado en un seguro de caución o necesitas más información, desde nuestra Correduría SecurME, podemos ayudarte.

Utilizamos cookies propias y de terceros.